¿Cúantos besos caben en un secreto?

Mírame el cuello y no dejes de mover la boca, háblame hasta que deje de entender y confunda las palabras con un beso, déjame en el mismo lugar y no muevas los vasos de la mesa, deja que mañana amanezcamos con palabras que deban sellarse con lacre.