Ella coma punto

Espero algún día llamarte amor mío

Se han quedado unos cuantos bemoles tuyos en mi mente, hay momentos en que se cuelan en mis palabras sin poder evitarlo y en cada punto de mis versos se puede escuchar si lees en silencio. Estas cartas son la transparencia de las esmeraldas que pintan el agua manchada por la lluvia, valientes como el que se atreve a decir frente a un barroco que el papel con tinta no es estar juntos. Y románticas, casi trágicas, como el abismo de tus manos y mis piernas.

Me he topado contigo de frente en una melodía. Te percibo, cada día como si ya no pudiera respirar, te pienso y duelen las ganas de estar a tu lado. Te imagino frente a un piano, escuchando las mismas notas que hoy disfruto y lo único que me gustaría es que entre la noche de estas partituras me encontrara yo. Te extraño, pero no sé qué extraño más de ti, si aquellos ojos verdes que hacen invisible la luna en los charcos para reflejarse en ti, o tus manos con las uñas tan pequeñas que me hacen recordar lo pequeño que es el abismo en este universo.

Te necesito, pero lo que realmente pasa aquí es que me gusta cuando me miras, fijas la mirada sobre mí durante unos segundos, me bañas con el alma que de entre tus ojos se desborda y las nubes me respiran al cuello. Me gusta tenerte en mis letras y hacerte importante dejando rastros tuyos en las comas de mi prosa.

Apareciste como una nueva voz en mi cabeza, que con el paso de los días ha llegado a confundirse con un suspiro, con el desayuno de un domingo madrugador. Pero aun en mi cabeza no escucho tu voz, porque el destino a seis metros de distancia es muy lejos, por eso te vacío dentro de mí con la melodía, en pequeños pedazos que son tan grandes como el espíritu, como aquel suspiro del amanecer antes de marcharse, como la distancia que se mide en sueños y las líneas asíntotas que, aunque estén a un aliento de distancia, nunca estarán juntas.

Algo me está pasando, ya te lo había dicho antes; cuando el insomnio me digiere veo partituras con seis líneas en mi techo y te pienso tanto que ya te sé de memoria. Es tan pronto y yo ya te he suspirado como si fueses mediodía, porque yo me entrego con la pasión con la que se rompe la poesía tatuada en cartas; no me gusta estar sin permanecer.

Te conocí y te convertiste en un nuevo cielo, mas marrón y añejo, no sé si es la temporada, pero a mí me encanta, tienes un aroma parecido a las charlas que se consumen en cigarros, tus nubes son casi transparentes pero duras como mi máquina de escribir. Desde que te conocí, cielo, me he vuelto inmarcesible, mi respiración ha dejado de ser tan acelerada y en canciones que jamás había escuchado se cuelan suspiros como notas musicales.

Hay un nuevo cielo y me está quemando las manos porque me provoca una forma nueva de escribir, comenzaré a hablarle en mi insomnio, a regalarle en la intermitencia un par de letras y cuando esté dormido, prepararé a Schubert de desayuno con sal y limón, porque así sabe mejor el amor, en un caballito de tequila y de golpe. Puede que así te guste y bebas de él por un otoño más.

Muérdeme la cordura, seduce mis caderas y mata al tiempo sin que parezca un suicidio; escucha con paciencia mi mirada cuando hablas y no escondas tus manos en los bolsillos porque me parece que las tienes hermosas

Espero algún día llamarte amor mío.

Infierno.

AP


Imagen: Nacho López

8 comentarios sobre “Espero algún día llamarte amor mío

  1. Tu poesía transita pasajes con aroma a pasado y perfume de futuro, con un presente nostálgico como el humo del cigarro.

    Felicito al amor, al desamor y a la imaginación, una santa trilogía que saca nuestras inmundicias al sol y lucen frescos como Miguel Ángel en la capilla sixtina.

    Le gusta a 2 personas

    1. Y me dejas pensando que el futuro no puede seguir bebiendo el aroma del café con la intención de convertirse en pasado; y que esa santa trilogía se encarga de regalarle nuestras inmundicias al sol para que brillen y se conviertan en arte.

      Agradezco tu tiempo y espero agradecida más letras tuyas dentro de mis siguientes entradas.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s